Tangram VI.6: Calma azul/ Azul


Nekabitt. Calma Azul.

Nekabitt. Calma Azul.

Azul

Abrir los ojos y ver que sobre su cabeza el cielo es gris por las nubes densas que carga. Al frente, los barcos se perfilaban en el horizonte sobre un mar igual de plomizo pero en calma.

Horas antes, al llegar, con el cielo despejado y a plena luz del día, le había parecido un paisaje maravilloso compartido en la mejor compañía.

¿Por qué entonces había soñado con esa misma escena completamente teñida de azul, como si no fuera capaz de distinguir otros colores?

Bueno, sí que lo sabía. La idea flotaba vagamente dentro de sí mismo pero le gustaría apartarla. Suprimirla. Borrarla definitivamente.

La idea. O más bien la imagen.

El azul del techo de su habitación. Un color que nunca le había gustado y que ahora… le evocaba a todo lo relacionado con ella.

Oyó que lo llamaban y se volvió. El mar quedó a su espalda pero la imagen lo seguiría acompañando durante algo más que todo el día.

Todo el tiempo de su vida hasta que asumiera que el azul ya formaba parte de su pasado. Si no, seguiría viviendo a través de los cristales de ese color.

Elena Pacheco

Anuncios

¿Qué te ha parecido? ¡No te olvides de comentar!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s