Tangram Project VIII. Ilustración

Tras una breve, pero intensa muestra de las dos primeras piezas de Tangram Project VIII, es el turno de la tercera pieza, es decir, Ilustración.

Ya puedes ver la convocatoria pinchando aquí y ver cómo participar en este mismo blog.

La fecha de entrega será el próximo 8 de marzo a las 23.59 horas. Cualquier duda o sugerencia, como siempre, podéis enviarnos un mail a proyectotangram@gmail.com

Tangram VIII.5: De paseo por las calles del Cielo/El Mar

Mari Carmen Rodriguez Mijares, De paseo por las calles del Cielo. 2014.

Mari Carmen Rodriguez Mijares, De paseo por las calles del Cielo. 2014.

El mar 

Al principio me pareció extraño, pero luego fui entendiéndolo poco a poco a medida que conseguía relajarme todo lo que uno puede relajarse con media botella de güisqui y tres tequilas, o cuatro, recorriéndote las venas en un ciclo que parece no tener fin, y mientras tu espalda trata de amoldarse a las irregularidades del suelo de una estrecha calle lagunera.

En el ir y venir del zoom del cerebro y en las vueltas y revueltas del mundo, o de mi estómago, entreveía imágenes que yo creía reales mezcladas con etiquetas de Johnnie Walker y Jose Cuervo. Imágenes de edificios irregulares, de coches deformes, de transeúntes de dos cabezas y cuerpos amorfos. Hasta que caí, traté de incorporarme y decidí por fin que el suelo desigualmente nivelado, pero homogéneamente orinado, era un lugar tan bueno para yacer como cualquier otro.

Y entonces vi el mar. Al principio formaba parte de la ruleta que gira y gira gracias a vapores creados por los amigos Johnnie y Jose, luego la masa de agua fue cediendo el paso a una extraña formación de olas en forma de escaques y finalmente quedó definido. El mar. Ese mar que siempre acompaña a los isleños a donde quiera que vayamos.

La Laguna tiene mar. Lo juro. Yo lo he visto, aunque no lo haya vuelto a ver. Aunque sepa que no volveré a verlo a menos que salga de nuevo con los colegas a por media botella de güisqui y tres tequilas, o cuatro.

Juan Reyes

Tangram VIII.4: Cuestión de Tiempo/Sueños de Papel/Flores de ciudad

Laura Soriano Marco, Cuestión de tiempo I. 2010.

Laura Soriano Marco, Cuestión de tiempo I. 2010.

Sueños de papel

Uno no escoge donde toca nacer. Y a Violeta le había tocado aquel páramo reseco donde sólo alguna mísera brizna conseguía agonizar una semana antes de volverse paja. A ella, que adoraba las flores. Pero nacer en un lugar así curte la voluntad, no hay sitio para los que se rinden.

Un buen día, haciendo una flor de papel cebolla se le ocurrió plantarla en tierra. Quedó pensativa frente a ella y, minutos después, elaboraba flores de papel y las plantaba como si su vida dependiera de ello. Dos días después tenía un campo de flores multicolor frente a su casa. Y a varios periodistas intrigados.

Su jardín de papel triunfó y pronto comenzó a recibir pedidos de diversos lugares. Durante meses no paró de hacer florecillas e incluso tuvo que recabar ayuda para poder afrontar los encargos. Violeta puso de moda los jardines de papel.

Ha encargado un pozo y un sistema de riego, y ahora elabora sus flores en una mecedora, mirando el jardín que siempre soñó tener.

Miguel Ángel Pegarz

Javier Fernández, Flores de ciudad

Javier Fernández, Flores de ciudad

Tangram VIII.3: La ventana tapiada/Dos

Irene Ruiz Bazán, La ventana tapiada. Milano, 2015.

Irene Ruiz Bazán, La Ventana Tapiada. Milano, 2015.

Dos 

Tu noche

sabía a limón bañado en sal;

mi mañana,

a cereza confitada.

Por eso nos colgamos

de todos los relojes

para que amanecieran

siempre anudadas

mi piel y tu alma.

Acariciamos las lunas

y esquivamos después los soles,

ya colgada

de todos los balcones de Madrid

tu lengua junto a mis flores.

Petit-e

Tangram VIII.2: Despertares/La Carretera

Susana Aparicio Lardies, Despertares. 2015

Susana Aparicio Lardies, Despertares. 2015

La carretera

Al otro lado de la carretera, entre la maleza que muere, vive el invierno a la espera de que su alfombra se vuelva verde y resucite el esqueleto inmóvil de esos árboles que yacen, siempre, en sus cunetas.

Parecen agitar sus ramas mientras se hunden en la tierra, suplicando al tiempo que corra veloz a por la primavera, que su sangre se detiene y el corazón no cesa, que la vida continúa mientras ellos, esperan y esperan.

Al otro lado de la carretera viven sus sueños mientras estiran las raíces, beben de los grises del cielo y permanecen. Como cualquiera.

Toni GC

Tangram VIII.1: Diagramas de tiza/Subir de espaldas…/Juegos de Vida

Patxi Granado, Diagramas de Tiza

Patxi Granado, Diagramas de Tiza

Subir de espaldas no es bajar

El Tejo es un juego de lo más instructivo. Los especialistas dicen que se desarrollan cualidades que favorecen la coordinación, el equilibrio y el afán de superación personal. Además, también es muy conocido internacionalmente, aunque por otros lares suele llamarse Rayuela.

En versiones como la francesa se escribe antes del uno “tierra” y tras el diez “cielo”, la rayuela es un sube y baja sin fin. Es una propuesta para asumir el orden en todas direcciones o el aprender a valorar cada paso en cualquier sentido.

Su origen, alguna vez se ha situado en la Europa renacentista. La de la Divina Comedia, de Dante, donde el personaje sale del purgatorio para dirigirse al paraíso, pasando por nueve mundos. El juego, se fundamenta en una serie de casillas tituladas numéricamente, de uno a nueve o diez. Por las que se avanza a pata coja y cuyas rayas o límites está prohibido pisar. Salto antecedido por el lanzamiento de un objeto plano, piedra o tejo, que igualmente ha de quedar dentro del objetivo, sin morder ninguna línea demarcadora.

El rompecabezas que Julio Cortázar tituló Rayuela, es de las obras más espectaculares escritas en castellano. Nos muestra un juego literario que, cambiando el orden de lectura de sus capítulos, como propone el autor, llega a demostrar que hay, lo  menos, dos lecturas en ella. El monólogo interior del personaje principal, propone al lector múltiples finales. En literatura, lo más parecido a un puzle con infinidad de formas que buscar: una especie de tangram.

Pedro González Cánovas

CarminaBurana71, Juegos de Vida

CarminaBurana71, Juegos de Vida